La ITV controlará el funcionamiento de los sistemas de seguridad ADAS

La seguridad vial está cada vez más vinculada a la movilidad conectada y automatizada. Los sistemas avanzados de asistencia a la conducción (ADAS), tecnologías que apuntan a la conducción autónoma y que, sobre todo, tienen como objetivo garantizar la máxima seguridad en nuestros desplazamientos son un ejemplo de ello. El funcionamiento de estos sistemas se basa en la detección de situaciones peligrosas, la alerta del conductor y, en casos extremos, la actuación automática.

Estos sistemas, cada vez más habituales, han supuesto una gran mejora en la seguridad vial, por lo que la Unión Europea hará su integración, por etapas, en vehículos homologados a partir de 2022. Los sistemas obligatorios serán los siguientes. Avisos de somnolencia y distracción, frenado automático con detección de peatones y ciclistas, cámara de visión trasera, asistente de cambio involuntario de carril, unidad de almacenamiento de datos y asistente de velocidad inteligente.

Así se implementarán estos sistemas:

Pero para implementarlos, también es necesario crear «un marco legal para poder controlarlos y verificarlos a lo largo de la vida del automóvil», subraya Antonio Avenoso, director ejecutivo del Consejo Europeo de Seguridad en el Transporte (ETSC). Por ello, a partir del 20 de mayo entrará en vigor el reglamento que obliga a los fabricantes de automóviles a facilitar a las ITV todos los datos necesarios sobre el funcionamiento de ADAS para que puedan comprobar y controlar su estado.

A partir del 20 de mayo, los fabricantes de automóviles deberán proporcionar todos los datos necesarios sobre el funcionamiento de ADAS a las ITV para que puedan verificar y monitorear su estado. Así, cuando un automóvil adquirido en 2022 pase su primera inspección técnica en 2026, la ITV podrá verificar el correcto funcionamiento de sus sistemas ADAS, una vez que el ministerio competente haya reglamentado el procedimiento a aplicar durante la inspección.

Los sistemas ADAS están compuestos principalmente por un conjunto de sensores (cámaras, radar y ultrasonido, principalmente), una unidad o «cerebro» que fusiona e «interpreta» la información que brindan, así como el cableado y las conexiones necesarias para conectarlos.

Desde el punto de vista del usuario, estos sistemas no requieren ninguna atención o mantenimiento especial. Son los servicios oficiales, o talleres homologados, los que comprueban electrónicamente que no existen averías en el sistema, según el mantenimiento programado en el libro de mantenimiento.

Eso sí, en caso de que se produzca un accidente que afecte a alguno de sus componentes, tras la reparación, habrá que recalibrar las cámaras y sensores para que funcionen correctamente. Debemos tener especial cuidado cuando tenemos que quitar el parabrisas, ya que este componente se encarga de albergar varios sensores de los sistemas ADAS. En este sentido, lo primero que hay que hacer es sacar las cámaras del cristal roto y montarlas en el nuevo. Una vez instalados, estos sistemas deben ser recalibrados para asegurar que operan con la máxima precisión y brindan la información correcta a los sistemas de seguridad.

Es importante tener claro que los sistemas ADAS no están diseñados para reemplazar al conductor, sino para ayudar y garantizar una conducción más segura. Es algo parecido a la domótica en las viviendas, ayuda, pero no puede ser un reemplazo total.

La introducción de esta tecnología en la flota de vehículos ha reducido el número de víctimas y heridos; así como los costes económicos y reclamaciones de seguros derivados de las reclamaciones. Sin embargo, es importante tener claro que estos sistemas no están diseñados para reemplazar al conductor, sino para ayudar y proporcionar una conducción más segura. Por ello, ante todo es fundamental conocer el funcionamiento y las limitaciones de ADAS para poder sacarle el máximo partido:

  1. Antes de comprar un coche, es recomendable comprobar el equipamiento de seguridad que tiene el vehículo de serie y los que se ofrecen como opción. Su equipamiento puede incrementar el precio pero también ofrece mucha más seguridad y comodidad.
  2. Solicitar una demostración y una prueba de manejo del automóvil que va a comprar es importante para verificar el funcionamiento de todos los sistemas ADAS. Y te salvas de posibles sustos en el futuro.
  3. Si es necesario, pida al personal del distribuidor una buena explicación de alguno de los sistemas, para que pueda aprovechar todas sus funciones y conocer sus limitaciones.
  4. Otro aspecto que la gente pasa por alto es leer el manual del propietario del vehículo. Buena lectura sobre todo en el apartado de seguridad.
  5. Aunque la tecnología es un gran paso adelante en nuestras vidas, los humanos siguen siendo esenciales. Estas tecnologías no están destinadas a reemplazar al conductor, por lo que es importante continuar realizando controles visuales frecuentes, mantener los pies en los pedales y vigilar la carretera.

Ya puedes solicitar con nosotros tu cita previa itv sant celoni.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba